Defendiendo los intereses misioneros

opinion

Por Pablo Camogli, escritor
martes 11 junio 2013

En la pista se derrumban los mitos futboleros

Desde ya mucho tiempo que el fútbol y sus fanáticos (entre los que me encuentro casi enfermizamente), creen que el deporte del balón pié es algo así como único y omnipresente. Como si el resto de las actividades deportivas no tuviera valor alguno. Esta idea se terminó de consolidar en los 90, cuando además de concentrar la economía argentina en pocas manos, se concentró la actividad deportiva en el fútbol y la del fútbol, a su vez, en la de algunos clubes puntuales. Es esta concentración la que explica la presencia de una serie de mitos o verdades instaladas en torno al fútbol, la mayoría de las cuales se desmonta con la sencilla acción de asistir a algún otro evento deportivo.
El primer mito es el de la pasión. Pareciera ser que los únicos apasionados por su deporte y sus colores son los hinchas del fútbol. En realidad, el argentino es de ser apasionado, siempre con esa mezcla de lealtad y chauvinismo que tanto nos caracteriza. Ahora bien ¿es el fútbol el único deporte en el que se evidencia la pasión de los argentinos? No, claro que no.
Todos los fines de semana decenas de miles de personas se movilizan apasionada hacia las carreras cuadreras, las pistas de automovilismo y otras actividades de menor repercusión mediática. Le recomiendo a los fanáticos del fútbol que alguna vez asistan a un partido de básquet de Atenas en Córdoba o de los marplatenses de Quilmes y Peñarol y verán que la pasión no es patrimonio exclusivo de los herederos de Maradona.
Sin ir más lejos, este fin de semana se corrió la séptima fecha de Turismo de Carretera en Posadas, en donde más de 30.000 personas vivieron tres jornadas de pura pasión fierrera. ¿Acaso es más fanático un hincha de Boca que uno de Ford que hizo 1.100 km para ver a la marca del óvalo? ¿o es más apasionado uno de Godoy Cruz que uno de Chevrolet que se vino desde Balcarce para seguir a su marca preferida? No, claro que no, el sentimiento es el mismo.
El otro mito es aquel que asegura que el fútbol es una expresión de la sociedad. Este es el mito justificatorio por excelencia para los dirigentes, jugadores, técnicos, periodistas e hinchas a la hora de “explicar” la violencia en las canchas. Según esto, la violencia en el fútbol no es más que un reflejo de la sociedad violenta en la que vivimos.
Pero ¿es tan así? Porque yo no veo que la gente se agarre a trompadas en las calles o que se arrojen baldosas de vereda a vereda. Y si volvemos a lo deportivo, nunca vi a dos tipos cagarse a piñas en la boletería del hipódromo porque Tango Cat le ganó por medio pescuezo a Chilindrina en la cuarta de Palermo. Tampoco me enteré de batallas campales entre La 15 de Chevrolet y La 4 de Ford luego de algún gran premio de Turismo Carretera.
La máxima categoría del automovilismo nacional, con sus 76 temporadas a cuestas (es la categoría más vieja del mundo) pone en evidencia la falsedad del mito de la violencia en el fútbol como reflejo de la sociedad. En cada competencia del TC los espectadores comparten el espacio, entre asado y vino (mucho vino), sin por ello agredirse. Se trata, en concreto, de una verdadera fiesta de la pasión; de la pasión bien entendida, la de las cargadas y las chicanas entre los de Ford y Chevrolet, la de compartir las brasas para el fuego o el saca corcho que nos olvidamos en la apurada.

Eso es el TC, el multitudinario automovilismo argentino que, dicho sea de paso, sí parece reflejar la sociedad en la que vivimos. Una sociedad alegre y apasionada que puede disfrutar de un espectáculo deportivo sin terminar a las trompadas. El resto, el resto es mito, puras mentiras que nos han vendido los mafiosos que manejan el fútbol desde hace varias décadas. Por eso, en las pistas, se ven los pingos, o dicho de otro modo, se derrumban los mitos futboleros.

eyeMol| Director: Marcelo Almada - © 2000-2014 Misiones OnLine All rights reserved Todos los derechos reservados | Dirección Postal | Colón 1628 - 7° piso - Posadas - Misiones
redaccion@misionesonline.net - administracion@misionesonline.net - ventas@misionesonline.net | Tel: (0376) 4425800 | Encuéntranos en Google+.